Bajar a la lista de etiquetas (categorías de artículos)

lunes, 25 de junio de 2007

Polvo eres, y de polvo te llenarás

A veces me pasa que le digo a alguien que tiene que pagar 80 euros por un disco duro nuevo, porque el que tiene se ha estropeado permanentemente y dejará de funcionar en cualquier momento, y los suelta sin pestañear. A lo que hay que añadir el coste de la visita y el desplazamiento, el salvar los datos, el coste de la segunda visita para cambiar un disco por el otro, grabar los datos en el nuevo disco, etc.

Y el mes antes le dije que se gastara 20 euros en pagarme una visita para que le abriera el ordenador y le quitase el polvo con una aspiradora y una brocha, y me dijo que no merecía la pena.

No acabo de entender por qué la gente gasta dinero en prevenir accidentes con su coche, revisando el aire y el aceite, llevándolo al taller cada 5000 Km, y sin embargo no se lo gasta en guardar sus datos adecuadamente, quitándole el polvo a los entresijos de sus ordenadores, que es, además, más barato.

Que no lo haga la gente que tampoco revisa el coche, pues... allá ellos. Pero que no lo haga la gente que revisa el coche, tiene seguro para su casa e incluso contrata seguros de viaje, no tiene lógica.

Y sin embargo, me encuentro con ello a cada rato. Tener que cambiar piezas de un ordenador sólo porque no se limpiaron a tiempo.

Los problemas son varios. Para empezar, el polvo es conductor de la electricidad. La acumulación de polvo en los circuitos puede provocar mal funcionamiento. Y basta con limpiar. Pero también puede provocar un cortocircuito que vuelva completamente inservible una placa, una tarjeta o un módulo de memoria.

Para seguir, el polvo y los ventiladores se llevan bien. Tanto, que donde hay un ventilador, se acumula el polvo. Y cuando los ventiladores de un ordenador se paran, pueden pasar varias cosas, todas malas. En general, una pieza importante se recalienta y se estropea.

Y para acabar como empezamos, también los discos duros son sensibles al polvo, por las dos causas anteriores a la vez: tienen piezas móviles y se recalientan.

Yo no le voy a recordar a nadie que revise su coche, no soy mecánico. Pero sí tengo experiencia suficiente para decirle, amigo lector, que limpie su ordenador por detrás todas las semanas, y que cuando su informático, sea un empleado o el amigo o familiar "pringao", le diga que hay que limpiar el ordenador de polvo por dentro, hágalo.

Saldrá más barato.

Publicar un comentario