Bajar a la lista de etiquetas (categorías de artículos)

lunes, 15 de diciembre de 2008

Servicio al cliente

Acabo de tener otra prueba de la efectividad de un buen servicio al cliente. Justo lo que hace que uno elija una compañía u otra.

Tengo desde hace dos años y medio un ordenador portátil de la casa Dell. Como no es un juguete sino mi herramienta de trabajo, en su momento lo compré con tres años de garantía, algo que hoy sigo agradeciendo.

Cuando hace casi un año se me rompió una tecla, llamé a Atención al cliente y dos días después tenía en mi despacho un teclado nuevo. Lo cambié y ya me ven, escribiendo hoy con él.

Ahora, desde hace meses la unidad óptica me estaba dando problemas. A veces grababa mal un DVD, y ya los CD no los reconocía en absoluto. Y ha sido lo mismo. Llamé el lunes, y el viernes tenía en mi casillero una unidad nueva. Que acabo de probar y funciona perfectamente.

Eso es Servicio. Eso es Atención.

A pesar de que es una puñeta no poder comprar un ordenador de Dell sino por teléfono, no tener una tienda a la que dirigirse uno si ocurre cualquier cosa, y no poder simplemente verlos en una estantería y decir "me llevo ese", el próximo portátil que me compre para trabajar también será un Dell. Porque cuando los llamo, responden (aunque sea con acento).

jueves, 30 de octubre de 2008

Primera Clase

Lo leí en el Diario de Avisos en papel, y luego lo busqué en la edición electrónica para poder ponerlo aquí.

Por su enorme interés humano, copio íntegro el artículo Primera Clase de Tomás Cano, publicado en la edición de hoy del decano de la prensa de Canarias:


Opinión

Tomás Cano

Primera Clase

Como todo el mundo conoce la discriminación racial, de una forma o de otra la llegamos a percibir un día sí y otro también. A veces es extraordinario ver cómo compañías aéreas y sus empleados, afrontan esta situación con dignidad y, por qué no decirlo, hasta diría yo que con cierto grado de humor. En un vuelo de British Airways, desde Johannesburgo, una señora que frisaba la cincuentena, de origen sudafricano, pero blanca, se encontró sentada junto a un hombre de color. La señora en cuestión llamó a la tripulante de cabina, para quejarse de su disgusto." ¿Cuál es el problema, señora?", le preguntó la auxiliar. "¿No lo ve usted? Me han sentado al lado de un kaffir y yo no puedo estar sentada al lado de una persona así, me disgusta esta situación", respondió. La experimentada auxiliar de vuelo le replicó: "Cálmese señora, el vuelo está lleno hoy, pero le voy a decir lo que voy a hacer, voy a comprobar si quedan asientos disponibles en Club o Primera Clase. A los pocos minutos, la auxiliar regresó de nuevo con buenas noticias; no había espacio en Club, pero en cambio quedaban disponibles algunos asientos en Primera Clase, ante lo cual la señora miró a los demás pasajeros de alrededor con gran altivez y satisfacción. Antes de que la pasajera tuviera oportunidad de decir algo, la auxiliar le dijo: "Es muy extraordinario hacer estos tipos de upgrade, he tenido que pedir permiso al comandante, pero dadas las circunstancias, el comandante no podía consentir que una pasajera volara forzada, junto a una persona que le repele y disgusta". Dicho lo cual la azafata se dirigió al hombre de color y le dijo: "Si es usted tan amable de recoger sus objetos personales, señor, tengo un asiento nuevo para usted en Primera Clase". En ese momento, los pasajeros que habían vivido aquel lamentable suceso empezaron a aplaudir, mientras el caballero africano se dirigía hacia la parte delantera.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Fallece el padre de Garganta Profunda

Siempre es triste, al menos para alguien, que fallezca una persona. También hay quien se alegra, aunque parezca duro decirlo, y también, la opción más inteligente a la vez que menos humana, quin lo toma simplemente como algo que nos tiene que suceder a todos tarde o temprano.

En este caso le ha sucedido a Gerard Damiano[1][2], el director de Garganta Profunda[2], una película porno de bajo presupuesto que en su época causó una revolución social (más por la prohibición de la película que por méritos de la propia cinta) y que hoy es simplemente una comedia absurda y hortera con contenido sexual.

La película no se proyectó solamente en las salas específicas dedicadas al cine "para adultos", sino que se proyectó también (y fue la primera película pornográfica en conseguirlo) en los cines comunes. Debido a que no solamente mostraba escenas sexualmente explícitas sino que se centraba en el orgasmo clitoridiano de la mujer (bien que dentro de la fantasía masculina de que la felación es especialmente placentera para ella), Garganta Profunda fue duramente atacada por los ultraconservadores (y no tan "ultra") y fundamentalistas religiosos (y no tan fundamentalistas) norteamericanos, llegando incluso a formar parte de la campaña electoral de reelección de Nixon. Quizá justamente por ello William Mark Felt, el confidente de Woodward en el escándalo Watergate, eligió como apodo precisamente "Garganta Profunda".

Damiano, como se cuenta en el documental "Dentro de Garganta Profunda", era un peluquero de familia italoamericana católica del Bronx, y nunca consideró que Garganta Profunda fuera su mejor película, aunque fue la séptima y es la que le hizo conocido. Su última película data de 1994. El País en su edición electrónica informa de que murió el sábado pasado en Ft. Myers (Florida) a los 80 años, como consecuncia de un derrame cerebral que sufrió en septiembre, según han informado hoy sus familiares.

Personalmente la película me hace reír mucho más de lo que me hace excitarme, pero también me hace pensar en el movimiento social que generó, con el que el sexo salió de la esfera de lo personal y pecaminoso y entró en la esfera de lo natural para cualquier persona. Hubo en su momento discusiones acerca de la incorrección del orgasmo clitoridiano femenino, argumentando que la penetración vaginal era el único "modo aceptable" de que una mujer sintiera placer, una postura que en el occidente de hoy nos parece absolutamente retrógada (salvo a algunos). Hubo discusiones acerca de si el Estado puede imponer un determinado sentido de la moral (nada lejos de lo que discutimos en España hoy). Hubo discusiones acerca de la libertad de las personas adultas para elegir las películas que querían ver sin que la censura se inmiscuyese. En resumen, hubo un enorme movimiento social tanto a favor como en contra de la película que dio lugar a parte de nuestra identidad cultural de hoy.

Gracias, Gerard, por lo que me he reído viendo tu película y por lo que enseñaste a una generación anterior a la mía con ella.

jueves, 23 de octubre de 2008

Olores

Ayer regresé a Canarias, por unos días. A pesar del catarro que llevaba ya desde antesdeayer, al bajar del avión en Los Rodeos sentí el olor familiar de mi tierra. Valencia no sé a qué huele, ya llevo tiempo allí, pero al regresar a Tenerife (por supuesto, lloviendo y con niebla en Los Rodeos) la nariz me dijo que estaba en casa. Tenerife huele un poco a pino (canario), un poco a hierba o calima, según toque, un poco a mar... pero huele a Tenerife.

lunes, 20 de octubre de 2008

¿Desde cuando es usted negro?

Este sábado fui, como alguno imaginará al reconocer el origen del título de este artículo, a ver la obra Tres Sombreros de Copa.

Ya imaginarán que me divertí bastante. No es una obra que te mantenga con la carcajada en la boca, pero la genialidad del humor del absurdo que Miguel Mihura utilizó en ella hace que sepa como los caramelos ácidos: gusta en todo momento, y sin embargo notas que no es un simple caramelo. Su crítica descarnada a los señorones burgueses y a los terratenientes sin miramientos se ven complementadas, desde mi punto de vista, con la crítica más sutil (tanto que por ello algunos no son capaces de verla) hacia el racismo, representada precisamente en el personaje al que se dirige la interpelación del título.

La obra, montada por Teatres de la Generalitat, con dirección de Antonio Díaz Zamora y los papeles principales en manos de Sergio Caballero (Dionisio) e Inés Díaz (Paula), presenta una visión bastante fiel en lo literal al texto de Mihura, con un montaje adecuado (decorados y vestuario de la época), aunque con algunas licencias, como el recurso al Music-Hall, que personalmente no me han entusiasmado, aun estando bien hiladas.

La obra se encuentra ahora mismo en cartel en el Teatre Talía, uno de los bonitos teatros de Valencia, de estilo neoclásico, con palcos en herradura (tres pisos). El patio de butacas me pareció poco inclinado, y el mantenimiento del teatro podría mejorarse, ya que algunas de las butacas tenían jirones de la tapicería colgando y las tablas de los respaldos se veían excesivamente gastadas. Quizá el gobierno autónomo de la Comunidad Valenciana haría mejor en gastarse un poco menos en fastos y un poco más en arreglar (que no reformar, que es lo que quisieran los empresarios de la construcción ahora que están en horas bajas) este y, probablemente, los otros teatros públicos.

jueves, 16 de octubre de 2008

La verdad sobre la crisis

Vía correo electrónico me ha llegado el enlace a este vídeo, que les recomiendo muy encarecidamente.

Todos sabrán que no suelo poner vídeos del llutuve ese, pero este realmente merece la pena. Yo me lo encontré en http://elmussol.wordpress.com/ gracias a un compañero de trabajo. Gracias Arnau, me he reído a carcajada limpia.

Nota a los no-pitinglis: está subtitulado.

viernes, 10 de octubre de 2008

Espaguetis a la estudiante

Una receta para esos pobrecitos que viven como estudiantes, como yo. Rápida y sencilla, pero buena y alimenticia.

Prepara un caldero con agua. Echa un pellizco de sal gorda.

Abre dos latas de atún en aceite. Echa el aceite en el agua, y guarda el resto para después.

Pon el agua al fuego hasta que hierva.

Cuando hierva, echa medio kilo de espaguetis. El agua volverá a hervir pronto, en ese momento baja el fuego lo más que puedas sin que el agua deje de hervir un poco.

Cuando la pasta esté (ni siquiera tienes que saber cuando es, el paquete lo pone, entre siete y diez minutos) saca el caldero del fuego y saca los espaguetis del agua. Baja el fuego al mínimo.

Si tienes un colador grande, esa es la mejor manera de sacar los espaguetis del fuego: los pasas por el colador hasta que el caldero quede vacío y luego los enfrías bajo el chorro, para parar la cocción.

Si no, la manera de hacerlo es vaciar el agua en el fregadero (cuidado con quemarse), llenar el caldero entero de agua fría para parar la cocción y vaciarlo otra vez.

En cualquier caso, ahora tenemos los espaguetis fríos. Los volvemos a poner en el caldero al fuego mínimo. Añadimos el atún y un bote de tomate frito.

A continuación, la parte más variable: échale cantidades moderadas de las hierbas que tenga a mano. Yo les pongo orégano, un toque de hierbas provenzales, un poco de cúrcuma o de curry, según me de, y un chorrito de tabasco.

Añade unas pocas aceitunas, todo esto removiendo bien porque aunque el fuego esté al mínimo, está al fuego. Cuando esté bien revuelto y los espaguetis a la temperatura que los quieras servir, pues a la mesa y que aproveche.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Es mi idioma, no lo puedo evitar

Alguna vez he comentado que al llegar aquí a Valencia algunas palabras o frases hechas me costaron un poco. Algunas me siguen costando, como que no entiendan por "almorzar" lo mismo que yo. Pero poco a poco uno se hace a las cosas.

Pero a fin de cuentas, llevo toda la vida viendo series y noticiarios de la Península, y aunque toda mi vida hablaré en canario, entiendo y soy capaz de hablar el castellano "neutro". En cambio, los peninsulares que llegan a Canarias lo tienen más difícil: nadie en Madrid se ha preocupado de que el habla canaria se conozca fuera de las Islas.

Pero con el tiempo todo pasa, como nos recuerda esta entrada de Agnes en su bitácora. La canción me trae recuerdos, y en cuanto al vídeo, aunque no estoy de acuerdo con algunos de los casos, es una gran recopilación.

domingo, 21 de septiembre de 2008

La opinión de la calle de al lado

Acabo de leer en Levante-EMV (en la edición en papel, aunque pongo el enlace a la edición electrónica) un artículo de opinión del Sr. Sami Naïr en el que desgrana las conclusiones de un estudio de opinión realizado en varios países musulmanes, publicado por el International Herald Tribune. El estudio recoge la opinión de la calle, la opinión común de la gente, en vez de la que solemos recibir en los noticiarios, que es la opinión de los políticos, sobre el terrorismo y más en particular sobre los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El estudio en sí mismo es incuestionable, los datos son los datos. Y tan solo podemos permitirnos opinar sobre las conclusiones, o mejor, como hace Naïr, sobre las causas de que los datos sean esos. Y es que del estudio se desprende que

La idea comúnmente admitida es que, en realidad, lo que ocurrió este día no es producto de Bin Laden, sino un golpe planificado y organizado por los servicios secretos americanos e israelíes. ¿Por qué? Para justificar primero lo que Estados Unidos y su aliado israelí querían desde mucho tiempo: la invasión de Iraq, el asesinato de Sadam Husein, después de la invasión de Afganistán y la dominación total sobre el petróleo árabe en Oriente Medio.


Coincido con el Sr. Naïr en que no es extraña esa visión. Él lo atribuye, fundamentalmente, a que
siete años después, los americanos no han logrado acabar con Al Qaeda, no detuvieron a Bin Laden, siguen ocupando Iraq con el apoyo de sus vasallos (todos los presidentes de Iraq estos últimos años son antiguos colaboradores de la CIA), se han apoderado, con Gran Bretaña, de las empresas petrolíferas iraquíes y, ahora, están haciendo lo mismo en el conflicto entre Georgia y Rusia


En resumen, desde el punto de vista del ciudadano común de los países incluídos en el estudio, lo que en Occidente se considera una teoría conspiracionista a la que apenas sí se le presta atención es la verdad común y corriente. Quizá el problema lo tenemos nosotros, que nos creemos lo que nuestros medios de comunicación de masas nos dicen, ya que los indicios parecen apoyarles a ellos: No se trata solamente de que es difícil imaginar que los servicios de inteligencia estadounidenses sean tan rematadamente imbéciles como para no haberse dado cuenta, sino que es difícil (pero no imposible) imaginar que un golpe semejante haya podido ser ideado, planificado, financiado y dirigido desde el otro lado del mundo. También hay que tener en cuenta otros datos como que ya EE. UU. había intentado acabar con Sadam Hussein antes, la importancia de las industrias de armamento y del petróleo en el gobierno de Bush hijo, la imposibilidad manifiesta de Al Qaeda de volver a atentar en suelo estadounidense a pesar de todas sus amenazas, los miles de millones que determinadas empresas están haciendo en Irak a costa de los impuestos de los ciudadanos estadounidenses y del petróleo que debería estar beneficiando a los ciudadanos iraquíes, el asesinato de Sadam Husein (entre otros), el empeoramiento que ha sufrido como consecuencia de todo ello el problema de Palestina y la reconocida política proisraelí de los sucesivos gobiernos de EE. UU.

Por no hablar de la cobardía que Europa siempre ha mostrado, la misma que enseñó a Hitler en Munich.

¿Estamos seguros de que EE. UU. es completamente inocente de la muerte de sus ciudadanos en los atentados, y de todas las que han provocado después en Afganistán, Pakistan e Iraq, e indirectamente en Palestina?

Con respecto al estadounidense de la calle, estoy seguro de la primera parte, igual que estoy seguro de que son inocentes los árabes y musulmanes en general, uno de cuyos principios rectores fundamentales estriba en no dañar al inocente. Pero con respecto a la gente que gobierna en la sombra, no lo estoy en absoluto. Y tiemblo.

lunes, 15 de septiembre de 2008

Fantaciones

A todos los que pueda interesar:

El grupito de roleros y similar gente de mal vivir, todos reos bajo la Ley de Vagos y Maleantes, hemos creado otra bitácora. Al contrario que ésta que leen ahora, o que Agnes., Historia de una ida y una vuelta o Una hoja más, la nueva bitácora, llamada Fantaciones, no es un bitácora personal sino de grupo. Allí escribiremos (ya hemos empezado) nuestras fantasías y elucubraciones, nuestras historias imaginarias, nuestras cosmogonías, nuestros sueños de poder y gloria o nuestras terroríficas historias de vampiros o ghoules.

Si tienen estómago para viajar más rápido que la luz de planeta en planeta, para tratar de controlar la magia primigenia o para enfrentarse a un zombie mientras devora a sus amigos, visiten ese nuevo enlace que he puesto a la derecha. Sí, ese que dice Fantaciones.

jueves, 11 de septiembre de 2008

Menos un euro por un plato

Sí, no me he equivocado. Menos un euro (-1) por un plato de paella. No es "menos de un euro", es "menos un euro".

Hoy varios de los asistentes al congreso fuimos a comer por los alrededores, y acabamos justo detrás de las Torres de Serrano, en pleno centro turístico de Valencia. Se pidieron bocadillos, cerveza, agua, un menú del día (verdura a la plancha y paella) y una parrillada de verduras.

Menú del día: dos platos, 8,50€
Parrillada de verduras: 9,50€

Hasta ahí todo bien. Pero llegan la verdura a la plancha, del menú, y la parrillada de verduras. Dos platos exactamente iguales.

Cliente -Perdone, ¿esto es la parrillada de verduras?
Camarero -Sí.
- ¿Y eso es el primero del menú?
-Sí.
-Y esto que me ha servido ¿cuesta un euro más que ese plato exactamente igual mas la paella que vendrá después?
-Sí.
-Pues cambie la comanda de mi parrillada por un menú del día, por favor.

Tuvo la agudeza el camarero de decirnos, después, que la cocinera se había equivocado. Si no hubiera sido por las preguntas que acabo de referir, igual hasta nos lo hubiéramos creído. Pero en resumen, un plato de paella más, y nos salió la cuenta un euro menos.

...y por supuesto no dejamos propina.

domingo, 7 de septiembre de 2008

Congreso de Modelado Numérico


Hoy me he registrado en el congreso Numerical Modelling of Astrophysical Sources of Gravitational Radiation. Se trata de un congreso sobre cálculo numérico: como las ecuaciones de la Relatividad General son muy difíciles o imposibles de resolver, salvo en los casos más simples, se simulan mediante cálculos por ordenador.

El congreso lo organizan la UIMP y la UVEG (en la que estoy ahora). Empieza mañana y durará toda la semana, de nueve de la mañana a siete de la tarde.

Como en todos los congresos científicos, aparte de las ponencias (científicos de renombre en sus campos, invitados a participar) y las contribuciones (otros científicos de los campos en cuestión, presentando sus investigaciones) tendrán lugar los eventos más importantes para el intercambio de ideas científicas: las pausas para el café. Cada día, durante media hora por la mañana y otra media por la tarde, se suspenden las conferencias y todos los asistentes van (iremos) a tomar café, juntos. Ese es el verdadero valor de los congresos científicos: el coffe break. Durante esas charlas se acuerdan visitas, se intercambian ideas, surgen soluciones imprevistas a problemas sin solucionar, que después necesitarán, quizá uno o dos años de trabajo duro para ser demostradas. Durante esos cafés los estudiantes de un lugar conocen a los profesores de otro con los que se han escrito, quizá, cientos de veces, y se inician los contactos para futuras estancias en el extranjero. También en los cafés de los congresos, finalmente, se forjan alianzas entre investigadores que luego significan que los mejores investigadores de cada sitio trabajan juntos para dar soluciones a las cuestiones científicas de nuestros días.

...seguiremos informando.

lunes, 1 de septiembre de 2008

Otro personaje de Toy Story

Vía nion's blog

Acaba de hacerse público el nombre de la nueva versión de Debian, la que comenzará su andadura como versión <<en pruebas>> (testing) en cuanto la actual versión <<en pruebas>> (Lenny) sea <<liberada>> como versión <<estable>> (stable). Lo acaba de anunciar Luk Claes en un mensaje a la lista de correo debian-devel-announce@lists.debian.org.

Se llamará Squeeze: el pequeño alienígena con tres ojos de la máquina de premios de la pizzería.

viernes, 29 de agosto de 2008

Otra de firmas

Cuando hubo que poder escribir en gravedad cero los americanos se dejaron millones en investigación. Gracias a ellos tenemos hoy el boli de gel. Los rusos fueron a lo práctico y usaron lápices.

Una de firmas

Hala, ahí les dejo una firma curiosa (y a la vez muy informativa) que he encontrado en una de las tantas listas de correo que leo.

Es curioso ver cómo, a veces, en una viñeta de historieta, en un refrán, o en una firma se destila tanta mala leche y tanta sensatez de una vez.

A. Because it breaks the logical sequence of discussion.
Q. Why is top posting bad?

miércoles, 27 de agosto de 2008

Robos de ancho de banda

A veces la gente, aunque sea buena o mala, hace cosas estúpidas o simplemente sin saber. Como decía en esa entrada, nadie es 100% bueno, ni malo, ni estúpido.

En este caso, se ha tratado de otro bitacorista (me niego a escribir <<bloguero>>) que puso en su bitácora una (preciosa) foto de una tormenta:

Fotografía de una tormenta.
* Autor: José Luis Hernández, (ACM)
* Texto: Fernando Bullón
* Tomada de la Exposición Virtual de Nubes de Fernando Bullón y Noel Torres para la FECYT


El problema es que puso la imagen como aquí, directamente desde el sitio original, pero sin pedir permiso al administrador de ese sitio (rolamasao.org) y lo que es peor, sin indicar de dónde la sacaba ni dar crédito a sus autores.

La manera más correcta de hacerlo es colgar la imagen en su propio blog, usando su espacio y su ancho de banda. Pero eso es copiar la imagen, y para eso necesitaría un permiso de los autores que no tiene, y que yo no le puedo dar. Estando en esas, la mejor manera restante es la que he utilizado yo arriba: enlazarla desde el sitio original pero dando crédito a los autores y al sitio, preferiblemente con permiso del mismo. Eso sí se lo puedo dar, ya que (como supondrán) ese soy yo.

El mayor problema de enlazarla desde el sitio original es el llamado robo de ancho de banda. La gente que vea la imagen puesta en su bitácora, o en ésta, la estará descargando desde el sitio original, utilizando la conexión del mismo y no la de la bitácora, es decir, gastando el ancho de banda del sitio original y no el de blogspot. Pero hacerlo con permiso es, bueno, hacerlo con permiso.

El segundo mayor problema es más moral y menos económico-técnico: ponerla sin dar crédito. Cualquier trabajo intelectual, ya sea un programa, una canción o una fotografía, genera inmediatamente ciertos derechos a favor de su autor: sólo éste puede reproducirlo o modificarlo, por ejemplo. Estos derechos pueden cederse. Así, un autor puede permitir reproducir libremente su obra, como hacen los autores de música libre (o aquí o aquí), o incluso permitir modificarla, como hacen los autores de programas libres. Pero lo que no se puede es reproducir o distribuir una obra intelectual sin el permiso explícito de sus autores.

Por ello fui un poco duro pidiendo al administrador de echovuelo.org (ojito con esa <<h>>) que quitara la imagen que había enlazado sin permiso y sin crédito. Efectivamente la quitó, y su respuesta, además, me permitió ver que la enlazó sin saber qué estaba haciendo en realidad. Por esa razón le he dado explícitamente permiso para enlazarla de nuevo, bajo la condición de que dé el crédito debido a los autores y al sitio, aparte de pedirle disculpas por mi dureza. Veremos si la vuelve a poner. En cualquier caso, le agradezco su buena fe y el darme pie a escribir todo ese artículo.

martes, 12 de agosto de 2008

Tres clases de personas

Desde PiensoLuegoPiensoLuegoExisto vía Kriptópolis.

He leído un interesante artículo en que afirma que sólo hay tres clases de personas: los buenos, los malos y los estúpidos.

Según el artículo, los buenos y los malos son minoría: son los que hacen las cosas por una razón: por el bien común, el progreso y los amigos, o por el interés, la comodidad y el beneficio, pero por una razón. Sea una razón buena o mala, hay una razón para lo que hacen. Tienen motivos.

Y son minoría.

El tercer grupo, los estúpidos, son mayoría. Son la masa. Los consumidores, los votantes, los televidentes. Son cómodos. A veces hacen el bien, a veces el mal, y votan en función de la corbata que lleve cada candidato.

Ese es el problema: que los estúpidos son mayoría, y votan.

Recomiendo su lectura. No es el análisis sociológico de un experto, pero es una interesante disección de aquello en lo que se están convirtiendo nuestras sociedades. O de lo que siempre han sido, y ahora se nota más debido al enorme poder que empiezan a acumular las masas de estúpidos, como votantes y como consumidores.





Por cierto, si me lees, supongo que eres de los buenos o de los malos. ¿Acierto?

lunes, 11 de agosto de 2008

Un día en Cuenca

A finales del mes pasado me escapé un día a Cuenca con mi esposa. Comimos como reyes, sobre todo no ya en Cuenca misma sino en Beteta, mientras dábamos una vuelta por el alto Tajo, viendo sitios como el nacimiento del río Cuervo.

Pero vayamos por partes. En la misma Cuenca vimos, cómo no, las Casas Colgadas. Que como todo el mundo sabe, no es que cuelguen, en realidad, sino una manera de construir muy particular, adaptada a la difícil orografía del lomo entre las hoces del Huécar y el Júcar.


Vimos también maravillas naturales como el Ventano del Diablo sobre el Júcar.


O el nacimiento del río Cuervo (bueno, no llegamos exactamente al nacimiento, sino a la cascada kárstica que hay un poco más abajo)


Teniendo en cuenta que de ida pasamos por sitios como Utiel a beber vinos y de vuelta por sitios como el pantano de Buseos y Sot de Chera (y por Casinos para comprar turrones), esta es, sin duda, una gran ruta gastronómico-cultural.

Hay crisis

Hay crisis, ya no me cabe duda.

De las tres noticias que me lo han dejado meridianamente claro, una es de alcance nacional: el resurgimiento de los Montes de Piedad. La segunda sólo la entenderán por completo los canarios que tengan mi edad o más: el sirio ha vuelto a abrir la cadena de tiendas del Número 1 donde comprábamos hace veinte años. La tercera es un comentario que me han hecho en varios bares tanto en Valencia como en Canarias: la gente va al bar lo mismo o más que antes, pero consumen menos.

No necesito las cifras macroeconómicas para confirmarlo. Ya me da igual lo que digan el imprudente Zapatero o el serio Solbes: hay crisis, y va para largo.

viernes, 1 de agosto de 2008

El precio de un café

Hace poco más de un año y cuatro meses (el 27 de marzo de 2007) Zapatero dijo que un café costaba (entonces) ochenta céntimos. Se montó una fuerte pelotera con el asunto, porque eso no es lo que cuesta en general un café en las calles de Madrid (ni en otros sitios). En Canarias la cosa no se entendió tanto, porque aquí el café es más barato.

Para muestra, un botón. En el bar de debajo de casa, en La Laguna, el barraquito, bien hecho, con su canela y su corteza de limón, bautizado, y con un vaso de sifón (agua con gas, de grifo) cuesta ochenta céntimos. Justo lo que decía Zapatero entonces que valía un café.

Un simple café con leche, del mismo tamaño, en el bar de debajo de casa, en Benimàmet, un barrio periférico de Valencia, cuesta un euro y veinte céntimos. Sí, doscientas pesetazas del ala.

Es verdad que en Canarias los sueldos son (bastante) más bajos, pero no me cabe duda de que se vive mejor. Y además, más tranquilo.

jueves, 31 de julio de 2008

Un barraquito, por favor

Estoy de vuelta en Canarias, por unos pocos días. Ya nada más aterrizar el avión en Los Rodeos (el aeropuerto Tenerife Norte) tuve la indescriptible sensación de oler mi tierra.

Nunca he sido una persona que eche de menos su tierra. En realidad, donde quiera que tenga una cama y una línea de datos estoy en casa. Pero lo que sí echo de menos son ciertas cosas de mi tierra. Como su olor (y es que es verdad que Valencia no huele bien, sobre todo en verano). Como el acento de su gente (los <<muyayos>>, que diría Agnes, bromeando con nuestra pronunciación de la 'ch'). Como el sabor de sus barraquitos y de su agua con gas. Como la ineptitud, mala baba y corrupción de sus políticos (que sí, que mira que los políticos valencianos son más malos que un dolor, pero la CoCa (Corrupción Canaria) tiene un sabor especial).

No sé si se lo creerán, pero lo primero que hice tras soltar las maletas, justo antes de dormir (que el vuelo fue larguito por la escala en Barajas) fue acercarme al bar de debajo de casa y pedir un barraquito, una caña y un vaso de sifón.

...y me supieron a gloria.

Otras cosas que nunca pensé que echaría de menos: La música casposa de Pepe Benavente, el mamotreto de mercado provisional de la Plaza del Cristo, los anuncios del <<Ñó>> o las colas en las autopistas. Que sí, que hasta las autopistas y sus colas tienen otro sabor en Canarias.

Y cosas que sabía que iba a disfrutar al llegar, como oír el acento cantarín de la gente de aquí, el sabor ácido de nuestras naranjas o la siempre estupenda temperatura de La Laguna.

Claro está, también me he encontrado las cosas de Canarias que no me gustan, como la música insoportable que pretende ser reguetón o algo parecido (de la que ya era un feliz ignorante en la Península) con la que el gobierno necionolisto bombardea las televisiones.

Bueno, les dejo, que bajo al bar a pedirme un barraquito o una Dorada (sólo en Canarias), que son las once (una hora más en el resto de España) y es la hora de desayunar (por mucho que en Valencia lo llamen almorzar).

-...Perdón, ¿la calle del Cabildo?

martes, 29 de julio de 2008

Lenny congelada

Sí, sé que muchos de ustedes esperaban que comentara otra cosa... estoy en ello.

Esto es solamente para informar de una gran alegría: Lenny ha sido congelada anoche.

En breve disfrutaremos de una nueva versión estable de Debian.

lunes, 7 de julio de 2008

Ataque directo a Internet como la conocemos

Desde Informática Verde vía Kriptópolis

Fernando Acero, atento como siempre a los posibles ataques a nuestra libertad en el ámbito digital, nos hace notar en Kriptópolis el aviso dado desde Informática Verde acerca de las enmiendas que el eurodiputado conservador británico Malcolm Harbour (Partido Conservador, Partido Popular Europeo) ha propuesto.

Las enmiendas van por el camino de acabar con el principio básico de neutralidad de la red, permitiendo a los gobiernos (cito) <<establecer restricciones para evitar el "contenido ilícito" en Internet. La principal, actuar sobre la "calidad del servicio", o dicho de otra manera, reducir la velocidad del P2P>>, (cito) <<abrir la puerta para que las sociedades de autores establezcan a los proveedores de Internet qué contenido es lícito y cual ilícito>> y obligar (cito) <<a los proveedores de servicio a controlar y advertir por email a los usuarios cuando se descarguen contenido ilícito>>.

Eso, en el Comité de Mercado Interno y Protección del Consumidor (IMCO). Pero a la vez, y para que no se note demasiado que es un movimiento coordinado, en otro Comité, el de Justicia y Libertades Civiles (LIBE), ya se han aprobado otras dos enmiendas, a propuesta del también conservador británico Syed Kamall, que permiten la instalación y ejecución forzosa de programas en los PCs para detectar infracciones de propiedad intelectual. En cristiano: abre la puerta a que te instalen spyware que compruebe si te bajas canciones.

Informática Verde y Fernando Acero en Kriptópolis hacen un llamamiento, al que me sumo, para protestar contra estas medidas que nos convierten a todos en sospechosos y avanzan en la <<granhermanización>> (perdón por el palabro) de la red. Algunos de los eurodiputados ya han mostrado su preocupación, como David Hammerstein.

Hay poco tiempo. Envía tus ideas al respecto directamente a los eurodiputados como propone Informática Verde.

sábado, 5 de julio de 2008

Alma de Blues

A quienes me conocen no les extrañará que me encante la canción que lleva ese título de Presuntos implicados, pero no es de ellos de quienes quiero hablar hoy, sino de una película de John Landis que fue la segunda película más taquillera en la semana de su estreno, por detrás de "El Imperio Contraataca", con la que, por cierto, comparte a una actriz, Carrie Fisher (la actricilla que interpretaba a la Princesa Leia Organa)

La película en cuestión es de 1980 y, a diferencia de otras, ha envejecido realmente mal. Verla hoy en día requiere cierta dosis de fuerza de voluntad. O, en su defecto, cierta dosis de amor por el Blues y por la buena música en general.

En español se le dio, con esa costumbre patria de destrozar los títulos al traducirlos, el título de Granujas a Todo Ritmo, pero su nombre es The Blues Brothers. Cuenta la historia de dos hermanos, huérfanos, Jake y Elwood, desde la salida de la cárcel de uno de ellos, mientras tratan de reunir de nuevo a su vieja banda de Blues para cumplir una misión divina, hasta que acaban ambos de nuevo en el penal con toda la banda. Por el camino se enfrentan por igual a las fuerzas del orden y a las del desorden, representadas estas últimas por el Partido Nazi Americano, un grupo de cantantes de Country y una mujer misteriosa (Carrie Fisher).

Los Blues Brothers, en realidad los actores John Belushi y Dan Aykroyd, eran los personajes de un número cómico-musical basado en el Blues, y también en el Soul y el R&B, para el programa de televisión Saturday Night Live. En el programa contaron con las actuaciones de todos los grandes del Blues, con los que formaron una banda semiestable, la que da título a la película, y con la que sacaron varios discos, hasta llegar a catorce hoy en día. Aunque, como comentaba, la película no tiene prácticamente ningún valor cinematográfico, tiene un gran valor musical debido a las impagables actuaciones de James Brown (reverendo Cleophus James), Cab Calloway (Curtis), Ray Charles (Ray) y Aretha Franklin (dueña del Soul Food Cafe y esposa de Matt "Guitarra" Murphy), entre los que cantan, y Steve Cropper, Donald Dunn, Murphy Dunne, Willie Hall, Tom Malone, Lou Marini, Matt Murphy o Alan Rubin, todos ellos actuando como ellos mismos, entre los que tocan, con la aparición extra de John Lee Hooker (músico callejero).

Puede que mis lectores a los músicos no los conozcan tanto como a los cantantes. Steve Cropper fue guitarrista del legendario sello Stax y co-compositor con Otis Redding de (Sittin' On) The Dock of the Bay. Donald Dunn fue bajista para Stax y ha tocado con Otis Redding, Muddy Waters, Jerry Lee Lewis, Eric Clapton o Rod Stewart. Murphy Dunne ha sido pianista en muchas obras de televisión y algunas más de cine. Willie Hall fue el batería de Stax y ha continuado posteriormente ejerciendo para varios de sus antiguos músicos. Tom Malone ha tocado el trombón con Willy DeVille, James Brown y Miles Davis. Lou Marini tiene una gran producción propia, pero para quienes no lo conozcan, ha tocado el saxofón con Dione Warwick o Aerosmith. Matt Murphy tocó la guitarra con Ike Turner o Chuck Berry, entre otros. Alan Rubin ha tocado la trompeta con Frank Sinatra, Duke Ellington, Sting, Aerosmith, The Rolling Stones, Paul Simon, Eric Clapton, B. B. King, Miles Davis, Aretha Franklin y James Brown, por citar sólo unos pocos.

Los Blues Brothers, en el estilo que les caracteriza, y que se refleja claramente en la película al acabar todos sus integrantes en la cárcel en la película, aparte de montar la banda para Saturday Night Live, montaron un bar ilegal en la zona vieja de Chicago. Fue en ese bar donde Aykroyd y Belushi comenzaron a tocar juntos y a reunir a la banda. Como el bar era ilegal, no vendían alcohol, sino tickets que luego se podían cambiar en la barra por alcohol.

Las impresionantes actuaciones de la (por otro lado pésima) película incluyen The Old Landmark por James Brown, con un coro Gospel (el del reverendo James Cleveland) y Shaka Khan, Quando Quando Quando (deprimente a propósito) por los músicos de la Banda tocando como Murph and the MagicTones, Boom Boom por John Lee Hooker con Big Walter Horton, Pinetop Perkins, Willie "Big Eyes" Smith, Luther "Guitar Jr." Johnson y Calvin "Fuzz" Jones, Think por Aretha Franklin con Brenda Corbett, Margaret Branch, Carolyn Franklin y Lou Marini, Shake a Tail Feather por Ray Charles con toda la Blues Brothers Band, Gimme Some Lovin' (interrumpida) por Jake y Elwood con la Banda, el tema de Látigo Rawhide por Elwood con Jake y la Banda, Stand By Your Man por Jake y Elwood con la Banda, la genial representación de Minnie the Moocher por Cab Calloway con la Banda, con aire de años veinte, I Can't Turn You Loose por la Banda como su fallido tema de presentación ante el público (que además es el tema de Jake y Elwood durante la película), la gloriosa Everybody Needs Somebody to Love por Jake con Elwood y la Banda, Sweet Home Chicago por Jake con Elwood y la Banda, y finalmente The Jailhouse Rock por Jake con Elwood y la Banda. Además suenan incidentalmente montañas de música de los grandes como Fats Domino, John Lee Hooker o Elmore James.

Y, por supuesto, la película incluye escenas de aparcamiento lateral y cantidades industriales de coches de policía destrozados. Si no, no serían los Blues Brothers.

miércoles, 2 de julio de 2008

Sobre el canon digital

El Gobierno ha, al fin, traicionado a los consumidores para entregarse en las manos de las siempre sedientas Entidades de Gestión de Derechos de Autor como la SGAE y similares. Es curioso, no ya que existan, dado que los autores y los editores tienen, por supuesto, todo el derecho del mundo a asociarse para gestionar sus derechos, o para lo que quieran, sino el que la existencia de estos vampiros sea obligatoria por Ley.

Sí, señores, la Ley proporciona a estas entidades privadas el derecho de cobrarnos a todos por si acaso hacemos copias privadas, y lo que es peor, incluso les concede el derecho a fiscalizar las cuentas de las Administraciones públicas.

Me quedo con la visión de Daniel del Pino, autor y músico, que acaba de publicarla en El País: http://www.elpais.com/articulo/opinion/Canon/digital/elpepiopi/20080702elpepiopi_9/Tes

sábado, 28 de junio de 2008

Ganaremos, o perderán.

Se habla hoy, ad nauseam, del partido de mañana. Por primera vez desde los años sesenta del siglo pasado la selección española de fútbol, <<la roja>>, estará en una final de la hoy llamada Eurocopa. Será contra la selección alemana.

No sé cual será el resultado. S. M. dice que ganaremos por dos goles a uno. Puede que acierte, pero es otra cosa lo que quiero traer a colación: la persona del verbo. Es la primera. Recordemos...






GanarSingularPlural
Primeraganoganamos
Segundaganasganáis
Terceraganaganan


Primera persona del plural: si la selección española de fútbol gana, Nosotros Ganamos.

¿Y si gana la selección alemana?

Pierden.

Repasemos otra vez:




PerderSingularPlural
Primerapierdoperdemos
Segundapierdesperdéis
Tercerapierdepierden


Tercera persona del plural: si la selección alemana gana, la selección española pierde. Los jugadores pierden. Pero nadie dice que perdemos todos.

¿Curioso, no?

A pesar de todas las manifestaciones de apoyo que se oyen a favor del equipo, que nos ha ilusionado a todos como hace años ya que no conseguía hacerlo, se siguen utilizando dos personas distintas para dos resultados distintos. Ganamos. Pierden. España gana. La selección pierde. Si ganan, porque no olvidemos que los que ganan los partidos son los jugadores, nos subimos al carro. Si pierden, los dejamos solos.

¿Dejaremos alguna vez de ser tan egoístas? Personalmente, lo dudo. Es parte de la condición humana. Y además, la obligación de los jugadores es ganar. Para eso les pagamos. Porque no lo olvidemos: les pagamos nosotros. Con nuestros impuestos.

Los sueldos y los gastos de los jugadores los paga el terrorista cada vez que compra una cajetilla de tabaco. Los paga el ecologista cada vez que llena el depósito del coche. Los paga mi abuela cada vez que le cobran la factura del teléfono.

Así que, aunque no ganemos, sino que pierdan, perderemos todos. Ellos, el partido. Nosotros, aparte de la ilusión, lo que les hemos pagado.

martes, 24 de junio de 2008

La Bola de Cristal

Televisión Española de vez en cuando hace algo bien. Hoy me refiero a que se ha dedicado a bucear en su propio archivo para sacar a la luz lo que han dado en llamar <<Series Míticas>>. Allí, junto a otras producciones propias como Los gozos y las sombras, Turno de oficio, la nunca suficientemente repetida Verano azul, la maravillosa Historias para no dormir o Anillos de oro, encontramos una pequeña joya, el germen de la actitud friqui de todos los que la vimos, el mejor programa infantil jamás rodado: La bola de cristal.

RTVE realizó una encuesta, en su momento, para ver cuál de dichas series era la favorita de la audiencia de rtve.es, resultando ganadora Los gozos y las sombras, y siendo La bola de cristal el segundo clasificado en la votación popular. Por eso podemos encontrar allí ya cuatro capítulos de la serie adaptada de la novela de Gonzalo Torrente Ballester, y se irán publicando los demás. Espero, y muchos otros conmigo, que suceda lo mismo con los electroduendes, del que solamente figura el primer programa, del 6 de octubre de 1984.

Si no les va bien el visor integrado de RTVE, pueden bajarse el capítulo desde http://www.rtve.es/resources/flv/4/2/1210963450624.flv

Que lo disfruten. Y si no lo disfrutan, me importa un voltio.

sábado, 21 de junio de 2008

Caja completa

Ya tengo todas las herramientas. Me acaba de llegar un precioso Netgear WGR614 que oye, impresionante. Es parecido al que tenemos Agnes y yo en La Laguna, solo que donde aquél tiene una boca para la línea de teléfono éste tiene una boca de red.

Y va como una moto. Me funciona todo mejor ahora, con dos aparatos en medio, que antes, con uno sólo.

Y es que es verdad: una herramienta para cada cosa.

lunes, 16 de junio de 2008

Una herramienta para cada cosa

Pues al final, me harté. Llamé a Ono, y les dije que me retiraran el cablemódem wifi y que me pusieran uno sin wifi.

Es la filosofía que llamamos "Una herramienta para cada cosa", la filosofía de la caja de herramientas. Si tienes una herramienta que hace muchas cosas, no hará ninguna bien.

Tengo una navaja suiza. De esas, rojas por fuera y con un montón de cosas. Tiene un destornillador, que me vale para poner un tornillo de la carcasa de un ordenador, pero no para apretar una patilla de las gafas, ni para abrir un transformador, ni para apretar un tornillo de pared. Tiene una hoja, que me vale para cortar papeles o abrir cartas, pero con la que no puedo limpiar un pollo. Tiene una lupa, con la que no puedo hacer casi nada... La única ventaja es que llevo todas las herramientas en un bolsillo. Pero para un trabajo serio, me gustaría tener, en vez de la navaja, un juego de destornilladores, otro de llaves fijas, un buen cuchillo y un cortaplumas, alicates, tenazas... herramientas sólidas, una herramienta para cada trabajo.

Pues en informática ocurre lo mismo. Los mejores sistemas, los que funcionan durante años sin apagarse ni un segundo, utilizan la misma filosofía. Un programa para el teclado, uno para la pantalla. Un programa para hacer listados de ficheros, otro distinto para verlos, otro para conectar con internet... todos programas pequeños que hacen una sola cosa, y la hacen bien. Y además, saben trabajar juntos.

Bueno, en realidad no. No es que sepan trabajar juntos, es que todos cumplen unas normas sobre cómo trabajar, y sabe cómo apoyarse en programas que cumplan esas normas.

Pues yo me he decidido por lo mismo. Ono me ha retirado esta tarde el cablemódem router wifi, y me ha puesto un aparatito que es sólo cablemódem. Ahora solamente puedo enchufar un aparato, y no varios, y por cable, y no por redes inalámbricas, pero este aparatito, un Thomson TCM420, hace una sola cosa, y la hace (espero) bien. En realidad, poco sitio tiene para fallar. Ni siquiera se puede configurar.

Y aparte, me voy a hacer (ya lo tengo pedido) con un aparato sin cablemódem, pero que sea router wifi. Que hará también una sola cosa, y espero que la haga bien (ya tengo uno parecido).

Así que ya saben. Internet Explorer es basura, porque es a la vez navegador de internet, fondo de escritorio y visor de archivos. Word fue un programa estupendo, mientras fue solamente un procesador de texto. Por nombrar programas de todos conocidos...

Así que ya saben: una herramienta para cada cosa, y serán más felices con sus ordenadores.

...y con sus vidas.

lunes, 9 de junio de 2008

¿Cablemódem Wifi? No gracias

Quizá algunos sepan que he dejado Orange y me he pasado al cable de Ono. Me han traído un Scientific Atlanta EPR2320R2 y va y resulta que a veces tengo que resetearlo.

Increíble.

Menos mal que aún no lo he empezado a pagar. Igual lo devuelvo y que me pongan uno sin <<güireless>>, y me compro un enrutador con antenita por mi cuenta.

Lenny congelado

No, no me refiero al compañero de trabajo de Homer Simpson, sino a la actual distribución <<de pruebas>> de Debian.

Se comenta en los mentideros de Planeta Debian que la distribución testing de Debian va a ser <<congelada>>, es decir, que no se van a introducir más cambios excepto correcciones de seguridad. La cosa quedará de esa manera hasta que finalmente Lenny sea <<liberada>> como versión <<estable>>.

En ese momento comenzará una nueva y explosiva etapa de desarrollo en la siguiente versión, que comenzará siendo una copia de Lenny y aún no tiene nombre.

Al parecer, es posible que KDE 4 (qué cosa más bonita) sea parte de Lenny, pero aún no es seguro.

Más madera, que es la guerra

Quien se fije verá un enlace más en el lado de la derecha. Otra bitácora. Esperemos que no muera antes de crecer. El Blog de spycho80.

spycho80, alias Luki (nombre con el que firma sus contribuciones a esta humilde bitácora), es un varón del año 1980 (como el nombre de su bitácora indica) con su punto de friqui, como lo tenemos todos, pero no mucho más.

Espero que le den una calurosa bienvenida a la bitacorasfera. Yo voy a irme acercando a la gasolinera...

jueves, 29 de mayo de 2008

Soluciones Friquis

A quienes hayan leído el post anterior y crean que han reconocido todos los términos en negrita:


  1. La Guerra de Las Galaxias: trilogía de películas de George Lucas.
  2. Star Trek: serie de televisión de Gene Roddenberry que ha dado lugar a otras series y varias películas.
  3. Tierra Media: el lugar donde se desarrolla el libro El Señor de Los Anillos y otras obras del Profesor J. R. R. Tolkien.
  4. Krynn: el continente donde se desarrollan los libros de la Dragonlance.
  5. Hoth: el planeta helado donde se desarrollan las primeras escenas de la película El Imperio Contraataca, continuación de La Guerra de las Galaxias: Una Nueva Esperanza, de la trilogía La Guerra de las Galaxias.
  6. Arkham: el hospital psiquiátrico donde acaban algunos de los personajes supervivientes en los cuentos de H. P. Lovecraft relativas a los Mitos de Ctulhu.
  7. Gotham: la ciudad donde se desarrollan las aventuras de Batman en colorines y películas.
  8. Metrópolis: la ciudad donde se desarrollan las aventuras de Superman en colorines y películass.
  9. Neotokio: la ciudad donde se desarrollan el colorín Akira.
  10. Aiur: el mundo de la raza Protoss del juego de ordenador Starcraft.
  11. La Saga de Asgard: colección corta de colorines de Marvel.
  12. El Retorno del Jedi: película continuación de El Imperio Contraataca, de la trilogía La Guerra de las Galaxias.
  13. El Retorno del Rey: tercera parte de El Señor de los Anillos, novela del Profesor J. R. R. Tolkien.
  14. Frank Miller: dibujante de colorines como Sin City, 300 o Batman: El Regreso del Señor de la Noche.
  15. Stan Lee: dibujante de colorines como Spiderman, Los 4 Fantásticos, El Increíble Hulk, Ironman, Daredeveil o La Patrulla X.
  16. Milo Manara: dibujante de colorines eróticos como El Clic.
  17. No soy friqui, soy mago de nivel 32: texto de una camiseta...

lunes, 26 de mayo de 2008

Ser Friqui

Me considero moderadamente friqui, aunque soy capaz de presumir de ser muy friqui sólo por dejar un poco callados a los listillos de turno. Por eso me permito escribir esta entrada en esta bitácora sobre lo que es ser friqui, ahora que tan descriptivo y específico neologismo está siendo arrastrado por los suelos.

Un friqui es un tipo especial de persona. Pero no una que viste raro (algunos sí, otros no), ni una que tiene una afición desmesurada por algo (algunos sí, otros no), ni una que tenga una costumbre particular, ni nada parecido.

Los auténticos friquis nos reconocemos entre nosotros porque compartimos un trasfondo de gustos y apetencias comunes, de vivencias compartidas aunque no las hayamos compartido.

Un friqui, yendo a centrar el tema, es una persona entre cuyos intereses se encuentran, de forma preeminente, pero ni mucho menos excluyente, el rol y la informática. Justamente esos dos temas, y ninguno más, pero tomando esos dos temas de manera amplia, porque para friquis, colores. Hay friquis a los que les encanta La Guerra de la Galaxias y friquis a los que les encanta Star Trek. Y hay friquis a los que no les gusta la ciencia ficción. Pero a todos los friquis les gusta pensar en otros mundos, no necesariamente futuristas. Puede ser la Tierra Media, Krynn, Hoth o Arkham. Puede ser Gotham o Metrópolis. Neotokio o Aiur. Pero a un friqui el taburete colorín - rol - ciencia-ficción - épica-ficción no se le cae. Siempre tiene suficientes patas.

No es un friqui el que se pasa días jugando a cartas coleccionables. Eso es simplemente un pernicioso (y caro) vicio. Ni el que tiene toda la colección de La Saga de Asgard. Eso es simple coleccionismo, quizá extremo. Ni el que se sabe todos los diálogos de El Retorno del Jedi o de El Retorno del Rey. Eso es algún tipo de trastorno mental para el que los psicólogos seguro que tienen un nombre largo y sonoro.

No. El friqui es el que siempre intenta estar un paso más allá de la realidad cotidiana, ya sea conociendo Internet un poco más que los demás, yendo a mundos de fantasía que la masa gris no imagina salvo que los vea en la pantalla o leyendo libros que no se pueden comprar en el aeropuerto o el hipermercado.

El friqui lee. Y eso, que en esta podrida sociedad multimedia en que vivimos quizá es lo mejor que se puede decir de una persona cualquiera, se puede afirmar del friqui con total rotundidad. Lee foros de la red, manuales de rol o las aventuras dibujadas por Miller, Lee o Manara, pero lee. Y además, lo que lo convierte en un peligro para el régimen establecido, ya sea en el instituto o en el Gobierno político-económico de la nación, piensa.

Así que ya sabes. El friqui, el de verdad, es un ser al que los demás friquis reconocen como uno de los suyos sin necesidad de que vean las mismas series, entren en los mismos foros, jueguen a los mismos juegos o lean los mismos libros o colorines. Porque de todas maneras, tienen algo en común.

...y no, ser un aficionado al manga no cuenta. De hecho, <<resta puntos>>.

Por cierto, de las referencias en negrita de la página (hay 17), aproximadamente la tercera parte son de cultura general, deberías preocuparte si no llegas a reconocer tantas. Otra tercera parte son el abecé de la culturilla friqui, y espero que mis lectores habituales las reconozcan sin problemas. La otra tercera parte son muestras de auténtica Cultura Freak. Así que si las reconoces todas, preocúpate, o siéntete orgulloso: eres un auténtico friqui quizá ya un poco inadaptado socialmente. Y sí, yo las he puesto
todas de memoria... y si me ves por la calle, no verás que soy friqui.

...a menos que yo quiera, que para eso soy un mago de nivel 32.

sábado, 24 de mayo de 2008

Botones

¿Con qué mano te abrochas los pantalones?

Por ser un poco más explícito: Cuando te abrochas los pantalones, ¿con qué mano coges el botón? ¿Y cuando te abrochas la camisa?

Contesta antes de seguir leyendo...



















Si eres varón, seguro que has contestado "con la derecha". Y si eres mujer, seguro que has contestado "con la izquierda".

¿A que acierto?

Y es que no sé por qué razón, pero las prendas para hombre (pantalones, camisas, chaquetas), tienen los botones a la derecha. Y las prendas para mujer (pantalones, camisas, chaquetas, blusas y un largo etcétera) a la izquierda.

¿Te habías fijado?

viernes, 23 de mayo de 2008

Publicidad

Es raro que me haga eco, en esta bitácora, de publicidad o de famosos. Sin embargo, esta vez, tanto el anuncio como el famoso merecen la pena.

La causa anunciada, aún más.

http://conservation.org/fmg/pages/videoplayer.aspx?videoid=30

miércoles, 21 de mayo de 2008

Hacienda

Acabo de recibir el dinero de la devolución de la famosa Declaración de la Renta, tan famosa como infame. A veces llamada <<la renta>>, a veces <<la declaración de Hacienda>>, llamada por algunos <<el IRPF>> para hacerse los interesantes, pero siempre obligatoria para todos, con las excepciones previstas en la Ley.

Siempre es un placer que a uno le devuelvan dinero. En particular si no es cambio de un producto defectuoso. Pero a lo que quiero referirme hoy es a los intereses generados por ese dinero.

Durante todo 2007 el Estado ha estado (valga la cacofonía) recibiendo dinero por mi trabajo. Las conocidas retenciones. Se trata, quizá, de uno de los impuestos directos más justos: va por porcentaje. Cuanto más cobras, más se te retiene. Y además, cuanto más cobras, más alto es el porcentaje. Y tu pagador entrega el dinero directamente al Estado por ti. No tienes que preocuparte de pagar el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, es decir, impuesto sobre salarios y similares) cada mes.

Pero quizá el empresario que te paga ha calculado mal lo que te tiene que retener, y te ha retenido de más o de menos. Además, no tiene por qué saber si tienes otras fuentes de ingreso como acciones, otro trabajo, alquileres que cobras... y tampoco tiene por qué saber si pagas hipoteca o alquiler, si tienes hijos u otros familiares a tu cargo, ni muchas otras circunstancias personales que quien te paga no tiene por qué conocer. Y que con una interpretación un poco estricta de la intimidad, no debe conocer.

Llegamos por tanto a la conclusión de que es prácticamente imposible que el Estado haya recibido durante 2007, de mis pagadores, la cantidad exacta de dinero que debería haber recibido.

Es para paliar ese desajuste entre lo que he pagado y lo que debería haber pagado por lo que hay que presentar la Declaración de la Renta. Es cuando yo declaro cuando el Estado sabe exactamente lo que debería haber recibido de mí (en realidad, de mis pagadores). Y como lo que ha recibido (en doce mensualidades) es otra cantidad distinta, o bien el Estado tiene que abonarme la diferencia, o bien yo tengo que abonársela a él. Bueno, a todos, que <<Hacienda somos todos>>, se dice. Esa diferencia es lo que en estas épocas del año todos pagamos o recibimos como <<devolución>>.

Y ahí viene el problema que quiero traer a colación: <<...en estas épocas del año...>>.

Dado que el Estado me devuelve lo que me ha cobrado de más (este año, ya que el año pasado tuve incluso que pedir un crédito para pagar la liquidación), resulta que recibo en mayo de 2008 un dinero que no se me tenía que haber cobrado durante los doce meses de 2007.

Salgo perdiendo.

Es así de simple: si la declaración te sale a devolver, cuando recibes el pago has salido perdiendo dinero. A la vez, si te sale a pagar, has salido ganando (aunque a muchos les cueste creerlo). Y el truco está en los intereses.

Mírenlo de esta manera: supongan que el dinero que el Estado me ha cobrado de más cada mes de 2007 mis pagadores (se incluyen hasta las retenciones sobre intereses de las cuentas corrientes, por eso siempre es plural) lo hubieran ido metiendo en un fondo, a plazo fijo, hasta ahora. Yo hubiera dispuesto cada mes del mismo dinero que el que he tenido en realidad, y ahora en mayo de 2008 hubiera recibido dinero igual por la diferencia entre lo que se me retiene y lo que se me debía retener.

Pero con la idea del fondo, ahora en mayo hubiera recibido, además, los intereses de ese dinero. Es por eso por lo que he salido perdiendo: he perdido esos intereses.

Claro que, aparte de hacer más complicada la gestión de los impuestos, pagarme a mí esos intereses implicaría cobrarle los intereses a quienes pagan sus impuestos ahora en vez de haberlos pagado durante todo el año pasado. E igual ellos no están de acuerdo.

¿Merecería la pena? Eso, amable lector, lo dejo a tu discreción.

sábado, 10 de mayo de 2008

(Otro) viejo musical con un viejo minero

Esta noche, aprovechando que es sábado, otro viejo musical. Uno que me gusta mucho, como historia, como banda sonora, y como película.

¿Alguno de mis pocos lectores se imagina al bronco Mayor Reisman de Doce del Patíbulo, al duro Lee Marvin, que se enfrentaba al aún más genial Toshirō Mifune en la obra maestra Infierno en el Pacífico, cantando? Sí, el malvado Lee Marvin de El hombre que mató a Liberty Valance, el oficial de ese amotinado barco de Humphrey Bogart que dio nombre a Michael Caine, cantando. Y no lo hace mal, aunque su papel se asemeje a aquél de borracho del oeste por el que consiguera un Premio de la Academia junto a Jane Fonda en La ingenua explosiva.

Y si es difícil imaginarse cantando a Lee Marvin, aún lo es más pensar en que lo hiciera junto a otro duro del oeste, el actor con poncho de Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio y El bueno, el feo y el malo de Sergio Leone, el conflictivo y durísimo Harry el Sucio, grande como actor y director, Clint Eastwood.

Pues sí, hay un musical donde se puede ver a estos dos duros cantando gloriosas canciones como Wand'rin' Star (Marvin) o Elisa (Eastwood), junto a cantantes profesionales como Harve Presnell, que canta la, para mi, mejor canción de la película, They Call the Wind Maria.
Paint Your Wagon cuenta, o canta, la historia de una ciudad, o mejor dicho, la leyenda de una ciudad de buscadores de oro. En ella, lo que al principio puede parecer una película del oeste normal y corriente de caravana de colonos se nos muestra enseguida como un brutal retrato de la condición humana, de lo delicado del equilibro entre nuestros instintos y nuestro finísimo barniz de civilización. Ben Rumson (Marvin) y su Socio (Eastwood) viven el nacimiento, esplendor y caída de la Ciudad sin Nombre, "una comunidad de más de cuatrocientos hombres" y ninguna mujer, en el Territorio (aún no Estado, "Yo siempre salgo pitando de cualquier Territorio el día en que se convierte en un Estado y me voy a otro Territorio salvaje." - Rumson) de California durante la "Gold Fever" (Eastwood), en la cual la llegada de un mormón con dos esposas muestra cuan fina es la capa de civilización de los que, incluso en ese momento, tratan de resolver su animalidad como seres humanos civilizados. Finalmente, queda en la Ciudad sin Nombre Elizabeth (Jean Seberg), casada con Rumson, lo que da lugar a nuevos problemas, cuyas soluciones, que en cada momento parecen la mejor opción, finalmente causan un final no por anunciado (de hecho, literalmente profetizado) y esperado por el espectador, menos espectacular y, a la vez, triste.

El trío protagonista, Rumson, Socio y Elizabeth, ve y canta la civilización de la Ciudad sin Nombre, con frases como "No importa dónde vayamos, con tal de estar a cien millas de la Civilización" (Rumson), "Si no nos mantenemos aparte también nosotros somos despreciables" (Elizabeth) o "I talk to the trees, but they don't listen to me" (Socio). Finalmente, ven junto a "Jack el loco" (Ray Walston) y "Willy el de la mala suerte" (Presnell) cómo la ciudad de buscadores de oro irlandeses, chinos, rusos, alemanes y, por supuesto, "granjeros", finaliza su historia de la única manera en que podía hacerlo, como empezó:


Where am I goin'?
I don't know
Where am I headin'?
I ain't certain
All I know
Is I am on my way

When will I be there?
I don't know
When will I get there?
I ain't certain
All that I know
Is I am on my way

Gotta dream boy
Gotta song
Paint your wagon
And come along

Where am I goin'?
I don't know
When will I be there?
I ain't certain
What will I get?
I ain't equipped to say

But who gives a damn?
We're on our way

Where am I goin'?
I don't know
Where am I headin'?
I ain't certain
All that I know
Is I am on my way

When will I be there?
I don't know
When will I get there?
I ain't certain
All that I know...
Is I am on my way

Gotta dream boy
Gotta song
Paint your wagon
And come along...

Where are we goin'?
I don't know
When will we be there?
I ain't certain
What will we get?
I ain't equipped to say

But who gives a damn?
We're on our way!

¿Dónde estoy yendo?
No lo sé.
¿A dónde me dirijo?
No estoy seguro,
todo lo que sé
es que estoy en mi camino.

¿Cuándo estaré allí?
No lo sé.
¿Cuándo llegaré?
No estoy seguro,
todo lo que sé
es que estoy en mi camino.

Ten un sueño, chico,
ten una canción,
pinta tu carreta
y ven adelante.

¿Dónde estoy yendo?
No lo sé.
¿A dónde me dirijo?
No estoy seguro.
¿Qué conseguiré?
No estoy equipado para decirlo

Pero ¿a quién le importa un comino?
Estamos en nuestro camino.

¿Dónde estoy yendo?
No lo sé.
¿A dónde me dirijo?
No estoy seguro,
todo lo que sé
es que estoy en mi camino.

¿Cuándo estaré allí?
No lo sé.
¿Cuándo llegaré?
No estoy seguro,
todo lo que sé
es que estoy en mi camino.

Ten un sueño, chico,
ten una canción,
pinta tu carreta
y ven adelante.

¿Dónde estamos yendo?
No lo sé.
¿Cuándo llegaremos?
No estoy seguro.
¿Qué conseguiremos?
No estoy equipado para decirlo

Pero ¿a quién le importa un comino?
¡Estamos en camino!

martes, 6 de mayo de 2008

Más enlaces

Quien se fije verá a la derecha dos nuevos enlaces. Las bitácoras de Finarfin y Xero.

Finarfin y Xero, junto a Agnes y A. Ortega, son parte de cierta cuadrilla que, como podrá cualquiera adivinar con los comentarios que nos cruzamos, jugamos a rol, bebemos Clipper de fresa (bueno, esto solamente A. Ortega y yo) y comemos chocolate blanco y Cubanitos.

O bueno, ellos lo hacen en Canarias mientras yo suspiro por el Clipper y los Cubanitos en Valencia.

Espero que esta explosión de bitacorismo no cese.

Noche sin dormir

Ya había comentado que me gusta trabajar de noche en el ordenador. Pero pasar la noche entera sin dormir no es lo mismo. "No es esto, señores, no es esto", que decía Ortega y Gasset, aunque Don José se refiriera a la descomposición de la República y yo me refiera a tener que reinstalar mi portátil. No me importa, me gusta, programar de noche, pasar a lo mejor media noche tratando de resolver el problema cuya solución se te ocurre treinta segundos después de haberte metido en la cama, ya con el ordenador apagado. Sin embargo, tener que pasar por todo el proceso de partición (aunque los que trabajamos en la cosa de la informática usemos el palabro "particionado"), instalación, selección de programas es realmente pesado. Y lo peor es lo que viene después: una vez vuelves a tener un sistema que funciona, hay que volver a ponerlo en un estado en el que todo esté a tu gusto: colores, comportamiento, sonido... todos esos detalles de personalización que hacen que tu ordenador sea el tuyo.

Pero bueno, aquí estamos de nuevo, dispuestos a destripar programas y beber Clipper de fresa mientras el cuerpo aguante.

sábado, 3 de mayo de 2008

Viejos musicales

Acabo de volver a ver una película que hace mucho que no veía. Para variar, un musical. Son pocas las películas que reveo varias veces, y casi todas aquellas de las que lo hago por voluntad propia y no por la de los diseñadores de parrillas televisivas son musicales. Algo tendrán...
Para empezar, cuentan una historia. Y eso justamente, una historia, un guión, es de lo que carece la mayor parte del cine que llega hoy en día a los circuitos comerciales.
Para continuar, cuentan con una banda sonora envidiable. En la mayoría de las películas, la banda sonora es puro apoyo. Nadie la recuerda. Todo conocemos el tema de "La muerte tenía un precio", o el de "Supermán". Los frikis reconocemos a Basil Poledouris como el autor de la banda sonora de "Conan el bárbaro", y los aficionados a Evangelos Odysseas Papathanassioou (éste, griego del todo) sabemos que compuso la banda sonora de "Carros de fuego". Pero ¿alguien se acuerda de la banda sonora de "Éxodo"? ¿O de la de "La misión" sin oirla? ¿Hay alguien que reconozca, incluso oyéndola completa, la banda sonora de "Tora! Tora! Tora!" o la de "Lo que el viento se llevó"? Sin embargo, todos sabemos cantar "Supercalifragilisticoespialidoso" (aunque equivoquemos la palabra), coreamos "María" junto a Richard Beymer o "I feel pretty" con Natalie Wood, somos Olivia Newton-John o John Travolta cantando "You're The One That I want" o reconocemos, aunque no sepamos de qué, la canción "Aquarius" (que ya versionara en su día Raphael) cuando la oímos en el anuncio de cierta bebida.
Finalmente, el tercer gran punto de los musicales es que (salvo los de Disney) los vemos en versión original. Con subtítulos, sí, pero en versión original. Y se da cuenta uno de todo lo que pierden las películas dobladas. A pesar de la gran labor de algunos profesionales como Constantino Romero, las películas dobladas (y no digamos ya las series) pierden gran parte de su fuerza, aparte de que se pierde completamente el sonido ambiente.
(Adicionalmente, quienes gustan de aprender diálogos de sus películas favoritas tienen la ventaja, con los musicales, de hacerlo con música)
Y bien, como decía al principio, esta noche he revisto, revisitado y reescuchado una de las obras más conocidas del gran Andrew Lloyd Weber, con un magnífico (aunque algo exagerado) Carl Anderson en el papel protagonista y Ted Neeley dándole la réplica, con un bajo genial en Bob Bingham y una magnífica Yvonne Elliman (casi sobreactuada, pero solamente casi) en el único papel femenino de la cinta.
Y no es que Weber fuera machista, es la historia misma que se cuenta, aún con un estilo propio, la que no tiene papeles femeninos en absoluto. El rescate de María de Magdala por parte de Tim Rice refuerza enormemente el guión, y su intención de mostrarnos la última semana del judío más importate de la Historia desde un punto de vista diferente del que la jerarquía católica (y las de las demás grandes ramas del cristianismo) siempre han querido hacernos ver. En Jesucristo Superstar nos aparecen los puntos de vista de Iscariote, Caifás o Pilato y cómo trataban, cada uno, de actuar por el bien de su pueblo. Vemos a Iscariote como el seguidor más fiel del mensaje del Redentor, hasta el punto de poner las enseñanzas por encima del hombre. Vemos a Caifás preocupado no por su propio puesto sino por el bien del pueblo judío, ocupado por los romanos. Y vemos a Pilato preocupado por no condenar a un hombre inocente, pero sobre todo por evitar un motín popular, una rebelión judía en Jerusalén (rebelión que de todo modos Tito tuvo que calmar a sangre y fuego poco después).
Sí, lectores habituales (si es que tengo alguno), me gusta la Historia, y me gustan los musicales. La Historia tiene historias (tomando un préstamo de Carlos Fisas) que jamás podríamos imaginar, ni siquiera con la imaginación superior de un Director de Juego de Rol, y los musicales nos hacen sentir y vibrar como el resto de las películas jamás podrían.