Bajar a la lista de etiquetas (categorías de artículos)

viernes, 25 de abril de 2008

Programar de noche

Alguna razón habrá. Son las ocho de la mañana y estoy en el despacho. Ahora escribiendo en esta bitácora, pero hasta hace un momento programando y probando, toda la noche sin dormir.

¿Por qué será? Me resulta agradable programar de noche. Puedo poner la música alta (en el despacho), y también de día (en casa). No puedo salirme a tomar un café (salvo a la máquina dispensadora). No puedo preguntarle a nadie si tengo una duda puntual. No es más cómodo de ninguna manera no dormir.

Y sin embargo, me resulta agradable programar de noche. Mucho más que de día. Y me encuentro más productivo, a pesar del sueño que se me viene encima de madrugada. ¿La prueba? Acabo de acabar y probar un programa que uno de mis tutores decía que es imposible realizar en una semana. Y sin dedicarle casi tiempo, aparte de los dos últimos días, lo he hecho en una semana (y media).

Y lo mejor es que funciona.

Publicar un comentario