Bajar a la lista de etiquetas (categorías de artículos)

lunes, 20 de junio de 2016

A quién voy a no votar, y por qué.

No suelo hablar mucho de política, pero cuando algo pica hay que rascarse. Así que aquí mis opiniones personalísimas y soberanas, sin ánimo de ofender ni convencer a nadie.

No voy a votar al PP. Rajoy en estos cuatro años ha hecho una cosa bien: nos ha evitado un rescate. Si no fuera por eso, estaríamos hoy como Grecia, más o menos. Un poco mejor porque aquí, a pesar de las mamandurrias, no se falseaban las cuentas. Eso lo ha hecho bien, pero todo lo demás lo ha hecho mal, muy mal.
Rajoy ha enquistado la situación en Cataluña. La política se hace a la vez que (y sujeta a) la legalidad vigente, pero Rajoy no ha tenido cintura para hacer política en Cataluña. Desde luego, enfrentarse a un toro que viene de frente no es la manera correcta de gestionar una embestida, aunque tengas la razón de tu parte. Cualquier torero sabe que lo que se hace es mover la muleta para que el toro ciego no alcance su objetivo. Eso es hacer política, y a Rajoy le ha faltado.
Rajoy también ha empeorado la situación social. En parte ha sido lo que tenía que hacer, para evitar el rescate, viniendo de la situación de la que veníamos. La crisis ha sido mundial (ni siquiera Zapatero tiene la culpa). Pero en parte sí es culpa suya el modo en que la ha gestionado a nivel social. Hacer más pobres a los pobres (o a la clase media) puede ser necesario, pero si además les quitas las redes de seguridad, lo que consigues es generar populismo. Más sobre esto debajo, cuando hable de Podemos.
Rajoy, también, ha fallado estrepitosamente frente a la corrupción. No ya en general, sino en su propio partido. No hablamos de la mujer del Cesar, sino del propio Cesar, y sus mensajes a Bárcenas, más aún que su propia aparición en los "papeles de Bárcenas", lo han dejado en evidencia. Item más, la manera de defender a Rita Barberá cuando lo suyo ya era indefendible. Rajoy puso (o le obligaron a poner) la mano en el fuego. Y se ha quemado, varias veces.

No voy a votar a Unidos Podemos. Esta alianza electoral entre Podemos, un partido claramente populista que apuesta por destrozar el Estado de Derecho, e Izquierda Unida, a los que creía más sensatos, realmente me da más mala espina que los otros tres grandes juntos. Insistir en querer tener el control de jueces y policías dice muy poco de su limpieza democrática. Y las estupideces que hemos oído de boca de sus alcaldes allí donde gobiernan me hacen tocar madera. Realmente, si la cuestión fuera sobre el voto útil, el voto útil sería quienquiera que esté en frente de éstos. Menos mal que yo no creo en eso.

No voy a votar al PSOE. Sánchez no se lo merece. Este partido histórico nos ha dado a gente de la talla de Pablo Iglesias (el impresor), Felipe González (un político con pe mayúscula, uno de los artífices de la Transición, con sus luces y sus sombras, y el mayor modernizador de la España reciente) o Alfonso Guerra (un político aún más grande que González, pero con menos carisma propio, y claramente más izquierdista que González, más "centrista" con tal de arañar votos). Pero este mismo partido también nos ha dado a Griñán y Chaves, a Zapatero (el mayor desastre que ha gobernado la España reciente) o a este Sánchez que mira más por su propia silla que por su partido, y aún por su partido más que por el bien de España.

No me apetece mucho votar por Ciudadanos. Su idea original estaba bien en Cataluña (si yo fuera catalán les votaría sin dudar) pero aún no han madurado lo suficiente como para ser una opción de gobierno. No obstante, pueden ser una pata importante para mantener, y al mismo tiempo controlar, un gobierno de otro partido. Son los únicos a los que no se les ha pillado en un renuncio grande. Claro que no haber tocado poder ayuda en eso. También, que hayan dicho que no apoyarán a Rajoy (personalmente) les da puntos.

Finalmente, un apunte local: no voy a votar a Coalición Canaria. Evidentemente, por razones puramente geográficas, votar a CiU (ya le he perdido el rastro al nombre que llevan ahora) o al PNV quedaba descartado de entrada, pero con la CoCa, como decimos aquí, la cosa es simplemente que no me convencen. Puedo creerme que Oramas haya sido una buena diputada, y que haya defendido a Canarias (aunque me creo más que haya defendido a los de su cuerda en Canarias), pero esta entente de herederos de ATI, que nunca fue otra cosa que la expresión política de los grandes constructores de Tenerife, no me convence. Me fío más de que defiendan a todos los canarios cualesquiera otros de los quince diputados de estas dos provincias.

Visto lo visto, un apunte más: en mi provincia, el CIS da por buenos los votos a Ciudadanos, que no se perderían sino que sumarían un diputado (página 31 del informe).

Con esto y un bizcocho, los que menos me hacen taparme la nariz para votar son los de Rivera. Ojalá su mayoría de edad política le llegue pronto.

Publicar un comentario