Bajar a la lista de etiquetas (categorías de artículos)

sábado, 12 de noviembre de 2016

Guardar los datos

Cuando uno piensa en guardar sus fotografías o sus películas, piensa en hacerlo para mucho tiempo, en, quizá, poder enseñar aquellas fotos de infancia a sus nietos. Pero ¿cuánto tiempo pueden durar esas fotografías o películas?

Hay quien piensa que los formatos digitales son una garantía de que los datos se mantendrán incólumes para siempre. Bueno, aciertan en parte. Los datos digitales no se decoloran ni se ajan por los bordes, y cada copia es exactamente igual al original. Pero ¿cuánto duran esos datos? Uno no puede fiarse de sus CD, y menos aún del resto de los discos ópticos (DVD, Blu-Ray y los que vengan después) que tienen tamaños de surco aún menores. A modo de ejemplo, en ésta página nos indican que "Al cabo de tres años, el 15 % de los CD-R son ilegibles." Un estudio un poco más serio del NIST indica que algunos tipos de CD-R y DVD-R podrían durar varias decenas de años (lo que queda un poco lejos de "para siempre", pero ni de lejos todos los tipos de CD-R y DVD-R que existen en el mercado.

Quizá entonces haya que decantarse por datos digitales almacenados de otra manera, como en los pendrives. Una página especializada dice que 10 años es una idea sensata de la duración posible, y 60 a 80 años en condiciones de alta seguridad. 10 años tampoco es como para enseñar las fotos a los nietos.

Además, todos los formatos digitales adolecen del mismo problema: aunque los datos se hayan conservado perfectamente, ¿dispondremos de un hardware capaz de leer el soporte, y de un software capaz de interpretar los datos? Suponiendo que un disco flexible de 51/4" se haya mantenido en perfecto estado con unos datos en VisiCalc, ¿quién tiene todavía hoy una disquetera de 51/4" (aparte de Sheldon Cooper) y un programa que pueda leer un fichero de VisiCalc?

Por contra, los formatos analógicos, aunque sufren de degradación lenta, son infinitamente más durables y los datos son legibles por más tiempo. Ahí están, por ejemplo, las leyes inglesas, que al imprimirse sobre vitela duran inalteradas un mínimo de 500 años, o las tablillas sumerias o acadias, que llevan escritas cuatro mil años.

O, sin ir tan lejos, las películas de Hollywood. Los grandes estudios guardan sus películas en... película. Sí, literalmente, les es más barato (y seguro) guardar los originales en lotes de tres películas en blanco y negro, una para cada color de la cinta original, en una cueva (en realidad en una mina de sal en Kansas) en condiciones de humedad y temperatura controladas.

Acabo con una cita del penúltimo enlace:

And where degradation of an analog signal equals a bad recording, degradation of a digital signal equals no recording.

Publicar un comentario