Bajar a la lista de etiquetas (categorías de artículos)

lunes, 11 de agosto de 2008

Un día en Cuenca

A finales del mes pasado me escapé un día a Cuenca con mi esposa. Comimos como reyes, sobre todo no ya en Cuenca misma sino en Beteta, mientras dábamos una vuelta por el alto Tajo, viendo sitios como el nacimiento del río Cuervo.

Pero vayamos por partes. En la misma Cuenca vimos, cómo no, las Casas Colgadas. Que como todo el mundo sabe, no es que cuelguen, en realidad, sino una manera de construir muy particular, adaptada a la difícil orografía del lomo entre las hoces del Huécar y el Júcar.


Vimos también maravillas naturales como el Ventano del Diablo sobre el Júcar.


O el nacimiento del río Cuervo (bueno, no llegamos exactamente al nacimiento, sino a la cascada kárstica que hay un poco más abajo)


Teniendo en cuenta que de ida pasamos por sitios como Utiel a beber vinos y de vuelta por sitios como el pantano de Buseos y Sot de Chera (y por Casinos para comprar turrones), esta es, sin duda, una gran ruta gastronómico-cultural.

Publicar un comentario