Bajar a la lista de etiquetas (categorías de artículos)

miércoles, 27 de agosto de 2008

Robos de ancho de banda

A veces la gente, aunque sea buena o mala, hace cosas estúpidas o simplemente sin saber. Como decía en esa entrada, nadie es 100% bueno, ni malo, ni estúpido.

En este caso, se ha tratado de otro bitacorista (me niego a escribir <<bloguero>>) que puso en su bitácora una (preciosa) foto de una tormenta:

Fotografía de una tormenta.
* Autor: José Luis Hernández, (ACM)
* Texto: Fernando Bullón
* Tomada de la Exposición Virtual de Nubes de Fernando Bullón y Noel Torres para la FECYT


El problema es que puso la imagen como aquí, directamente desde el sitio original, pero sin pedir permiso al administrador de ese sitio (rolamasao.org) y lo que es peor, sin indicar de dónde la sacaba ni dar crédito a sus autores.

La manera más correcta de hacerlo es colgar la imagen en su propio blog, usando su espacio y su ancho de banda. Pero eso es copiar la imagen, y para eso necesitaría un permiso de los autores que no tiene, y que yo no le puedo dar. Estando en esas, la mejor manera restante es la que he utilizado yo arriba: enlazarla desde el sitio original pero dando crédito a los autores y al sitio, preferiblemente con permiso del mismo. Eso sí se lo puedo dar, ya que (como supondrán) ese soy yo.

El mayor problema de enlazarla desde el sitio original es el llamado robo de ancho de banda. La gente que vea la imagen puesta en su bitácora, o en ésta, la estará descargando desde el sitio original, utilizando la conexión del mismo y no la de la bitácora, es decir, gastando el ancho de banda del sitio original y no el de blogspot. Pero hacerlo con permiso es, bueno, hacerlo con permiso.

El segundo mayor problema es más moral y menos económico-técnico: ponerla sin dar crédito. Cualquier trabajo intelectual, ya sea un programa, una canción o una fotografía, genera inmediatamente ciertos derechos a favor de su autor: sólo éste puede reproducirlo o modificarlo, por ejemplo. Estos derechos pueden cederse. Así, un autor puede permitir reproducir libremente su obra, como hacen los autores de música libre (o aquí o aquí), o incluso permitir modificarla, como hacen los autores de programas libres. Pero lo que no se puede es reproducir o distribuir una obra intelectual sin el permiso explícito de sus autores.

Por ello fui un poco duro pidiendo al administrador de echovuelo.org (ojito con esa <<h>>) que quitara la imagen que había enlazado sin permiso y sin crédito. Efectivamente la quitó, y su respuesta, además, me permitió ver que la enlazó sin saber qué estaba haciendo en realidad. Por esa razón le he dado explícitamente permiso para enlazarla de nuevo, bajo la condición de que dé el crédito debido a los autores y al sitio, aparte de pedirle disculpas por mi dureza. Veremos si la vuelve a poner. En cualquier caso, le agradezco su buena fe y el darme pie a escribir todo ese artículo.

Publicar un comentario